A quien madruga zoom y teams no le molestan

Me han venido a la cabeza tres o cuatro ideas para escribir artículos cortos que voy a llamar «Productividad pandémica» o «Pandemia productiva». Y es que el coronavirus nos ha traído varios cambios en nuestras costumbres laborales. No todos buenos, que todo hay que decirlo. Y hemos trasladado varias malas prácticas de nuestra vida presencial a nuestro trabajo a distancia. ¿Teníamos reunionitis? Pues ahora padecemos la videoconferencitis!!!! 

Os paso una foto de mi calendario de Outlook de este lunes. Las «vídeos» empiezan a las 9,15 y acaban a las 19… Con dos horas para comer. Que eso, de momento, los vamos respetando, más o menos, entre todos (bajo posiblemente la amenaza de nuestras familias de mandarnos a la mierda, con todos los motivos del mundo). Ojito, que yo me cuido mucho y digo que no a muchas de ellas, y os prometo que intento convocar las estrictamente necesarias, y a pesar de eso…
Pero… ¿Y si estás reunido todo el día… Cuando trabajas? Algunos dirán que cuando pintan poco en las vídeos apagan la cámara y se ponen a hacer otras cosas. Sí, yo también los hago. Pero claro, eso sirve para contestar cuatro correos, vaciar la bandeja de entrada, y trabajillos de poca duración y escasa concentración. 
¿Pero aquello que necesita tiempo y atención plena? Pues cuando todos duermen. Es decir, una vez que no hay que llegar al colegio a las 8 ni hay que chuparse una hora de atasco para llegar al curro… Ahora me levanto a eso de las 6,30 (que tampoco es mucho cambio respecto a la hora de nuestra vida anterior) y a eso de las 7,15 ya estoy, yo solo, frente al trabajo. Y a esa hora no entran llamadas, ni se convocan videos, ni nadie molesta… Atención plena para tareas «tochas».
¿Y por qué no a las 19? Porque a esa hora pueden seguir entrando llamadas y además ha llevado ello fue de toda la jornada, y porque en mi caso tengo un hijo que a esa hora está plenamente activo y al quiere quiero hacerle caso.
¿Y vosotros? ¿Cómo os escapais de esa marea de videoconferencias? 
Nos leemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *