Constancia, repetirHoy va un texto rapidito que se me ha echado el tiempo encima y me espera una tarde llena de actividades deportivas con el heredero. Pero no quiero dejar de escribir ni de publicar, porque este sería el quinto día laboral consecutivo escribiendo en el blog y si hay algo que es importante para alcanzar tus metas es la constancia y el trabajo duro. Déjame que te ponga unos cuantos ejemplos y que algunos sean de andar por casa para que no siempre entendamos el éxito como hacerse rico o famoso.

Mi hermana es música (bueno, ahora también es psicóloga, y Doctora y profesoa universitaria) pero empezó desde muy pequeña con la música. ¿Y que tienen que hacer los músicos para ser buenos interpretando una pieza? Repetir, repetir y repetir. Primero escalas, luego pasajes, luego obras completas. Ensayan una y otra vez, una y otra vez. Pero no sólo un día, sino uno tras otro. No dejan de tocar hasta que lo consiguen, hasta que llegan al objetivo. Al principio el objetivo era aprender donde estaban las notas. Al final el objetivo eran los solos imposibles de algunas obras de los grandes genios.

Carlos Alcaraz o Rafa Nadal o cualquier deportista de élite que conozcas… ¿sabes lo que hacen para ser tan buenos? Entrenan horas y horas, todos los días. Es más, quizás ahora, en su plenitud, hasta entrenen menos horas que cuando eran pequeños. ¿Por qué? Porque tenían que automatizar gestos, crear un hábito bueno, y eso se consigue haciendo lo mismo una y otra vez. Carros de derechas en el tenis, carros de voleas, saques y saques… Cuentan que Drazen Petrivic (histórico jugador de Baloncesto) tiraba, al acabar el partido, 100 tiros libres por cada uno que había fallado durante el mismo.

Algo más personal… ¿sabes cómo se aprende a jugar al ajedrez? Jugando. Y cuanto más juegas, más aprendes y más ves de tus errores. Y si pierdes la constancia, o sea, dejas de jugar, entonces se olvida y te oxidas y las cosas no te salen como antes. Un ejemplo más cercano, ¿a cuantos se os sigue calando el coche cuando lo arrancáis? Seguro que después de 20 años de carné ya no tenéis ese problema, porque el gesto de arrancar desde primera ya lo habéis hecho miles de veces (bueno, y que ahora los coches ya son automáticos y tienen mil y un avances), pero es que me vale para aprender a sumar o para cualquier objetivo que te propongas. La constancia es el elemento clave que te permite alcanzar tus metas.

Por eso este artículo es importante, porque aunque corto, es el no parar ni un sólo día de escribir lo que hace que ya me sienta un poco más cerca de mi objetivo. Sé constante en tus actividades y pronto llegarás a tus metas. Nos leemos… ¿mañana?

¿Te apetece aprender algo?

No somos Einstein ni Punset. Pero de Gestión Empresarial, Presentaciones Eficaces y Productividad Personal sabemos un rato.
Déjanos que te lo mostremos con un mail cada semana.

¡Enhorabuena! Ya has hecho una cosa buena hoy.