Ayer me quedé muy a gusto con el artículo tan personal que me quedó sobre la fuerza de voluntad, la constancia y la motivación para conseguir tus objetivos. Y una vez lo tenía publicado me surgió una pregunta… Y una vez que consigas el objetivo… ¿qué vas a hacer? ¿Y si no lo consigues? ¿Qué va a pasar al día siguiente?

Pues lo voy a volver a llevar a mi motivo personal, os lo recuerdo: Mi objetivo es reducir los niveles de tensión arterial para evitar tener que tomar medicación… y la visita al médico es mañana. Así que pueden pasar dos cosas, bueno tres…

  1. Que me pongan medicación;
  2. Que no me la pongan;
  3. Que retrasen la decisión unos días más.

Y si analizamos cada una de las opciones vamos a ver cuanto de fuerza de voluntad y constancia va a ser necesaria a partir de ahora.

Empezamos por la más fácil. Si retrasan la decisión, significa que es obligatorio seguir tomándose la tensión a diario y que para alcanzar el objetivo habrá que seguir sudando como un cabrón con el ejercicio, cuidando las comidas y renunciando a la cerveza… Se necesita mucha fuerza de voluntad, pero sigue estando la motivación ahí detrás.

Si me ponen la medicación… Ya no habrá problemas de tensión, pero habrá una motivación. Conseguir quitarme el tratamiento cuanto antes. Que no quiero estar ya hinchándome a medicamentos, leñe… que creo que soy capaz de revertirlo. Habrá que seguir subiéndose a la bicicleta y un motivo para hacerlo.

Pero ¿que sucederá si mañana me dicen que aprobado y que no me tengo que tomar ninguna pastilla? ¿Que sucede si desaparece mi motivación principal? ¿Que me va a llevar a seguir subiéndome a la bicicleta? ¿A renunciar a cañas y pintxos varios? Desde que el médico me pidió el seguimiento he hecho 100% de días de ejercicio y desde ese día me he tomado 1 caña de cerveza y pequeña. Pero… si el pánico a la pastilla desaparece… deberemos mantener el pánico al infarto como elemento motivador… aunque en realidad hay otro. Como también conté, resulta que por exceso de hierro debo ser donante de sangre y para donar sangre debo tener la tensión en su sitio, así que seguramente cada 4 o 6 meses voy a seguir pasando controles de tensión periódicos y la amenaza de la pastilla estará ahí, latente.

Además… de los últimos 20 días (aquí ya incluyo días anteriores a la visyta al médico) sólo he fallado 2 a mi cita con el ejercicio… Sé que en el pasado, el ejercicio se convirtió en un hábito saludable en mi vida y que lo estoy convirtiendo ahora también. Cuando acabas la sesión de entrenamiento me ecncuentro cansado, pero mucho mejor de ánimo y sudando elimino toxinas, cierto, pero también elimino estrés. Y con la llegada del buen tiempo… pues habrá que aprovechar y continuar con la racha, que luego nos llegan los Sanfermines y ahí será más dificil vencer ciertas tentaciones.

Nos leemos.

¿Te apetece aprender algo?

No somos Einstein ni Punset. Pero de Gestión Empresarial, Presentaciones Eficaces y Productividad Personal sabemos un rato.
Déjanos que te lo mostremos con un mail cada semana.

¡Enhorabuena! Ya has hecho una cosa buena hoy.