Pastillero Bueno, habemus veredicto. Después de toda la semana usando el ejemplo de mi tensión arterial y mi constancia en cuanto a la aplicación de medidas para lograr el objetivo, ha llegado el momento de pasar el test. Y no puedo estar más contento, lo he conseguido, no me toca tomar pastillas!!!

Digo de momento porque me han dado un mes para seguir perdiendo peso y haciendo ejercicio. Si consigo reducir unos kilos más y la tensión se estabiliza en los buenos niveles actuales… nos olvidamos de pastillas. Así que ya tengo motivos para seguir subiéndome a esa máquina infernal a sudar y diciendo NO a más de una cerveza… en fin todo sea por conseguir los objetivos.

Pero… ¿y la segunda taza de constancia? Pues la estás leyendo ahora mismo. He salido del médico y no he parado de hacer cosas y casi se me acaba el día sin escribir en el blog, y resulta que en esto también quiero ser constante. De hecho, estoy escribiendo el artículo desde el móvil, y os prometo que no es nada cómodo. Por supuesto que podría haberlo dejado para mañana, pero esa es la primera forma de no tener éxito con un hábito nuevo… abandonándolo un día por cualquier excusa.

Bueno, pues hasta aquí este corto artículo. A ver cómo consigo subir foto y revisar el SEO desde aquí, pero no valen excusas!!!

Nos leemos

ps: la negrita si eso ya la dejamos para mañana

¿Te apetece aprender algo?

No somos Einstein ni Punset. Pero de Gestión Empresarial, Presentaciones Eficaces y Productividad Personal sabemos un rato.
Déjanos que te lo mostremos con un mail cada semana.

¡Enhorabuena! Ya has hecho una cosa buena hoy.