Teletrabajo nocturnoHe estado leyendo con atención el artículo de Genbeta «Cada vez hay más empresas que desconfían de sus teletrabajadores y vigilan todo lo que hacen en su PC: estas son sus razones». Me ha parecido muy interesante, porque revela mucho acerca del estado del arte sobre la gestión de personas, el teletrabajo y la productividad en muchas empresas. Y la verdad, no pinta bien precisamente. El artículo señala que un 60% de las empresas utilizan software de monitoreo de la actividad de los PCs de los empleados. O sea, que siguen pensando que el empleado en casa hace menos que en la oficina. Es brutal: sólo el 7% de los empleadores afirman que sus empleados están enfocados en su trabajo durante todo el día. Seguro que en la ofi eso no pasa.

Algunas preguntas.

El refranero español dice que «Piensa el ladrón que todos son de su condición», pero es que… vamos a ver… ¿no nos damos cuenta de que los tiempos han cambiado? ¿De que las empresas de ahora no son las fábricas del Siglo XX? ¿De que no estamos a de finales de los ’90 ni en los inicios del Siglo XXI? ¿Y por lo tanto el trabajo actual de mucha gente no puede regirse por las mismas reglas que hace 20, 40  o 60 años? ¿Qué porcentaje de personas (incluimos así curritos y jefes) que trabajan con un ordenador (los de la cadena de montaje está claro que no teletrabajan) pueden separar vida laboral y profesional?

Decía yo, en la entidad donde trabajaba por cuenta ajena, que los jefes si creían en el teletrabajo. Siempre y cuando este se produjera los fines de semana o los días laborables a partir de las 7 de la tarde. Que era ya la primera demsotración de que era imposible dividir el ámito profesional del profesional. ¿Cuánta gente ha recibido llamadas del trabajo fuera de horario laboral? ¿Cuántas personas se han conectado desde su casa al trabajo un miércoles a las 21 horas? En mis experiencias, tanto de empleado como de empleador, yo diría que todos los que yo conozco lo han hecho. Y hoy por hoy es lo normal.

Si el trabajo se puede inmiscuir en tu vida personal, ¿cómo no va a suceder en sentido contrario? ¿Quién no va a recibir una llamada de su pareja, del colegio, de sus padres o del fontanero o del seguro estando en el trabajo? No digamos ya un mensajito de whatsapp. Antes, cuando no existían los móviles, esto era más complejo ya que mucha gente no tenía tu número de la oficina. Pero es que realmente estamos ante un quid pro quo, un dar y recibir.

Pero ojo, que todo esto pasa cuando estás en casa y cuando estás en la oficina. ¿O es que los empleados no leen el Marca desde su puesto de trabajo en la sede de la empresa? ¿No reciben llamadas externas? Pero puede ser que fueran en momentos de descanso… ¿todas?

Las verdaderas razones.

Lo que hay detrás de todo esto es DESCONFIANZA en las personas que forman tu equipo, que crees que quieren engañarte. Nosotros, en STEP, trabajamos en remoto sin problema. Estamos alineados y en contacto y nos vemos cada cierto tiempo para seguir igual de alineados. Las tareas se hacen y la gente está más contenta. Y ojo, se puede teletrabajar desde casa, desde una cafetería en la Gran Vía de Madrid o desde el apartamento de la playa. Un día contaré esa bonita discusión que se formó en el trabajo cuando llegó la orden por la que el teletrabajo ¡¡¡quedaba prohibido en segundas residencias!!! En fin…

Y ya no es sólo desconfianza, es seguir viviendo en otro momento de la historia. Se trata de cumplir objetivos, no de estar X horas, pero esto de la gestión por objetivos es mucho más complicado de entender y no sólo para los empleadores, sino también de los empleados. ¿Quién no ha conseguido, tras desconectar un rato, resolver en 5 minutos problemas que le tenían parado toda una tarde?

La efectividad y la productividad de las personas no se mide sólo en cantidad de «cosas hechas». Eres efectivo si esas «cosas» son las que realmente debías estar haciendo y además las has hecho bien. Y en tiempos donde trabajar en remoto y de forma asíncrona es más que posible no debería austarnos.

¿Y vosotros como lo véis? ¿Sucede o no sucede esto en vuestras empresas?

¿Te apetece aprender algo?

No somos Einstein ni Punset. Pero de Gestión Empresarial, Presentaciones Eficaces y Productividad Personal sabemos un rato.
Déjanos que te lo mostremos con un mail cada semana.

¡Enhorabuena! Ya has hecho una cosa buena hoy.