El cirujano, mi quiste en la cabeza y una presentación ante un tribunal.

Hace ya un par de años vino un amigo a pedirme un favor. Un amigo que es cirujano y que me quitó un quiste le cabeza que tenía ya del tamaño de una nuez. Era un quiste horrible, benigno, pero muy feo y con mi calvicie creciente era demasiado visible. Me dejó aquello perfecto. Bueno, que me voy por las ramas.

Mi amigo el cirujano, que es un gran cirujano, vino a mi porque se presentaba a una plaza de esas en las que te examinas ante un tribunal y tenía que llevar una presentación. Y como cirujano es muy bueno, pero haciendo presentaciones… pues no lo es. Es lógico. Él tiene que tener buena mano abriéndote la cabeza (o lo que toque), solucionando problemas ahí dentro y volviéndote a cerrar para que todo siga funcionando. Pero no tiene por qué saber ni como empezar con el powerpoint.

Así que me envió todas sus diapositivas y le dimos una vuelta a aquello dejando una presentación mucho más profesional, más limpia, más clara, con un mensaje más directo... Pero no sacó la plaza.

Unos años después me volvió a pedir lo mismo para otra plaza. Y allí que nos pusimos otra vez con sus diapositivas. Pero esta vez hasta hicimos ensayos de la presentación. Qué parte del mensaje fortalecer, dónde hacer una pausa dramática, dónde beber agua, hasta pusimos fotos de su familia dentro de la presentación… Como Steve Jobs hacía con sus presentaciones. Ésta era, además, “su” plaza.

Pero tampoco la sacó… Amigos, hay cosas, politiqueos, enchufismos e intrigas palaciegas que ni siquiera la mejor presentación puede superar. Pero en ambos casos recibió miles de felicitaciones por su presentación, por su narración, por su calma en el escenario…

Así que, si estás en su misma situación (no, no es obligatorio que seas cirujano), esto es, si tienes que hacer la presentación de tu vida, vas a examinarte ante un tribunal o ante el Consejo de Administración de tu empresa… ponte en contacto conmigo y llevemos tu presentación a otro nivel.

Luego, cuando ya tengas tu plaza en propiedad, o hayas aprobado tu tesis, o hayas conseguido el ascenso, a lo mejor entonces, por eso del proverbio “Dale un pez a un hombre y comerá hoy. Enséñale a pescar y comerá el resto de su vida” quieres aprender a hacerlas por tu cuenta… entonces también me puedes llamar y te doy formación tanto en herramientas técnicas y sus menús como, y sobre todo, en cómo tienes que hacer una presentación, cómo debes contar tu historia (sí, el famoso storytelling) y cómo debes salir al escenario.

Si me escribes y me cuentas tu situación prometo leerte lo antes posible. Sólo tienes que escribir a alberto.almoguera@efectivarte.com

¿Te apetece aprender algo?

No somos Einstein ni Punset. Pero de Gestión Empresarial, Presentaciones Eficaces y Productividad Personal sabemos un rato.
Déjanos que te lo mostremos con un mail cada semana.

¡Enhorabuena! Ya has hecho una cosa buena hoy.